mireya.valiente.gh@gmail.com
2 octubre, 2014
| Escrito por Mireya Valiente

En muchas ocasiones a quien más queremos es con quien más discutimos. La convivencia genera roces diarios que terminan por romper algunas familias. Sin embargo, no hay que olvidar que a pesar de los enfados, el amor siempre estará ahí.

Este chico cansado de discutir con su padre decidió marcharse de casa. Sin embargo tuvo que volver al sufrir un accidente que lo dejó paralizado de cintura para abajo.

Sin embargo, fue precisamente su padre quien con su esfuerzo y su amor consiguió sacarlo adelante y que volviera a andar.