arturo.mico.gh@gmail.com
30 octubre, 2014
| Escrito por Arturo Micó

No falla. Una de las cosas que siempre funciona es la de usar a un niño como gancho, y esta vez no ha sido una excepción.

En Estados Unidos unos bromistas han tenido a bien la idea de ponerle una máscara y darle un cuchillo a un niño de dos años que está sembrando el caos al mismo tiempo que causando macabras risas a todo el que ve su vídeo.

Ni siquiera se corta ante la policía. Y qué decir del momento en que lo colocan al lado de un falso cuerpo. Menudo susto de muerte le propina a la curiosa que se le acerca.

Si os encontráis a este niño no lo dudéis: corred.