arturo.mico.gh@gmail.com
Gato
30 noviembre, 2014
| Escrito por Arturo Micó

El siguiente vídeo no tiene desperdicio. El dueño de un gato se percató de que su mascota presentaba un comportamiento singular y consideró gracioso grabarlo. Y es que el felino se estaba comportando como un perro, y decidió señalar las ocho pautas que cumplía para asemejarse más a un can que a un animal de su especie.

Porque… ¿dónde se ha visto un gato al que le gusta que lo paseen con una correa? ¿Al que le lancen una pelota y corra a traerla?  ¡¿Y que además gruña?!

Para todos aquellos que crean en la reencarnación la respuesta es fácil: el minino fue un perro en su anterior vida.