albertookisam@gmail.com
maxresdefault
16 febrero, 2015

Un iPhone es uno de los terminales más perseguidos. Su sistema operativo tan propio como el iOS convierte al celular de Apple en uno de los productos más demandados del mercado de la telefonía.

Tanto es así, que la presentación y puesta a la venta de sus nuevas versiones, y ya van 6, son todo un acontecimiento que generan un gran interés y repercusión en el mundo de la tecnología así como para los fans de la marca de la manzana.

Sin embargo, siempre encontramos a gente por el mundo que no aprecia lo que tiene cerca. Y es que, como demuestran las siguientes imágenes y vídeos, hay casos en los que las personas, lejos de valorar cuánto cuesta un producto de estas características o conocer como funciona, hace experimentos que los amantes de la filosofía de Apple no querrán ver.

A continuación, 10 personas que no deberían tener un iPhone entre sus manos:

1. iPhone fotocopiado. Esta mamá no sabía cómo hacer una captura de pantalla y no dudó en hacer una fotocopia al terminal.

pict

2. iPhone 6 de la caja al suelo. Este chico estaba tan nervioso por desembalar el iPhone 6 que le cayó al piso.

3. iPhone a la parrilla. Probar si el iPhone sobrevive a las llamas ¿Por qué?

4. El iPhone no se carga en el micro. Creyó la leyenda de que el iPhone se carga en el microondas y miren que pasó.

26856_450x279

5. iPhone al toque de CocaCola. Calentó la CocaCola y después echó el iPhone a la sartén.

6. Chapuzón. Esta persona intentó comprobar si el iPhone resistía al agua.

7. Romper una almendra en la pantalla del iPhone. Ingenioso, ¿cierto? …

8. Martillazo. Quiso saber de la resistencia de la pantalla del terminal y le dio con el martillo.

9. Profesora enfurecida. Esta maestra se enfadó porque un alumno respondió a una llamada en su clase. Miren lo que hizo…

10. El iPhone 6 sí se dobla. Este chico no tuvo otra idea que comprobar con su fuerza bruta si el último terminal de Apple se doblaba.

Cómo han podido comprobar, hay gente que no merece tener un iPhone entre sus manos. Y es que, si los amantes de la marca de la manzana se pusieran en pie, mandarían a prisión a los protagonistas de cada uno de estos ejemplos.